La intensa y estimulante labor de formación, tutorización y asesoramiento que desarrollamos desde Colectivo Cinética nos está permitiendo conocer de primera mano el trabajo que desarrollan cientos y cientos de maestras y maestros en decenas y decenas de centros educativos.

Y, sinceramente, lo estamos «flipando»: son tantas y tantas las cosas fantásticas que se están haciendo en nuestras aulas que, desde luego, no podemos compartir esas visiones catastrofistas con respecto a la situación de nuestras escuelas. Somos conscientes de que queda mucho por hacer, pero tenemos la certeza de que son muchas las cosas que se están haciendo y  que son muchos los docentes que, desde sus clases, están contribuyendo a mejorar la oferta educativa de sus centros educativos. Y es que, como decía el gran Eduardo Galeano, «Muchas gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo». 

Tenemos la suerte de trabajar con decenas de escuelas y miles de docentes cada curso escolar, podemos dar fe de ello.

Por eso, con este espacio de «Buenas prácticas», Colectivo Cinética quiere poner su granito de arena en la promoción del cambio y la mejora educativa, compartiendo algunas de esas cosas que nos han «flipado». Todo ello con una doble intención: en primer lugar, contribuir a la articulación herramientas que nos ayuden a hacer frente a algunos de esos nuevos retos y exigencias que plantea la escuela de hoy en día; en segundo término, compartir el trabajo de muchos docentes y centros que han sido capaces de dar respuesta a algunos de esos viejos problemas que, a día de hoy, siguen complicando la vida escolar. Profes y profas «pequeños», en escuelas «pequeñas» que, haciendo cosas «pequeñas» —que, sin duda, todos podáramos hacer—, están cambiando el mundo para muchos alumnos y alumnas afortunados.

El CEIP Guernica es un colegio público muy interesante situado en San Fernando de Henares (Madrid), que destaca por la inquietud pedagógica de sus docentes, un claustro de profesores comprometido con la búsqueda de una oferta escolar cada vez más rica, variada e inclusiva para su alumnado.

Esto ha convertido al centro en una organización muy dinámica, en la que la innovación educativa y el trabajo en equipo van más allá de propuestas y programas concretos, convirtiéndose en una forma de «vivir» la educación y afrontar los retos que plantea la vida escolar. 

La innovación pedagógica del CEIP Guernica da como resultado una propuesta educativa muy conectada con la realidad y basada en un conjunto de valores relacionados con la cooperación, la ayuda mutua, la tolerancia y la solidaridad; una propuesta que apunta al desarrollo de todas las dimensiones de la personalidad de las niñas y los niños, de cara a que puedan integrarse de manera constructiva y responsable dentro de los distintos ámbitos sociales en los que les tocará vivir.

Y como una imagen vale más que mil palabras, dejemos que sean las imágenes las que terminen de explicar la propuesta educativa del CEIP Guernica.

Educación Infantil. Rincones cooperativos

Una de las claves para conseguir avanzar hacia una escuela más inclusiva es conseguir que en nuestras aulas ocurran cosas distintas al mismo tiempo. De ese modo, podemos conseguir que las propuestas se ajusten a las necesidades de los diferentes estudiantes, de manera a que sea la escuela la que se adapta al niño y no el niño a la escuela. Y esto es justamente lo que se consigue cuando situamos el trabajo escolar dentro de una dinámica de rincones cooperativos.

Educación Infantil. Rincones cooperativos

Los rincones cooperativos no solo nos van a permitir gestionar mejor la diversidad porque las propuestas, los tiempos y las dinámicas se pueden ajustar mejor a las necesidades de los diferentes estudiantes, sino que, como se puede apreciar en el inicio de este segundo vídeo del Colegio Guernica, permite a la maestra realizar intervenciones en grupos pequeños de cara ofrecer a los estudiantes las ayudas y andamiajes que pueden necesitar en cada momento. 

Educación Primaria. Uno, cuatro

No hay dos alumnos que aprendan exactamente lo mismo de la misma situación didáctica. Desde esta perspectiva, promover que los estudiantes contrasten su trabajo con otros compañeros puede favorecer una construcción de aprendizajes mucho más profunda y significativa. Todo ello se pone de manifiesto en el siguiente vídeo en el que un grupo de alumnos de sexto de Primaria realiza la técnica cooperativa «Uno, dos y/o cuatro». Si prestáis atención a la dinámica podréis comprobar lo bien trabajados que están aspectos relacionados con la cooperación como pueden ser el turno de palabra o la búsqueda de consensos. 

En Madrid, en el barrio de Usera, hay un cole muy interesante: se trata del colegio Luz Casanova de Usera, que forma parte de la red de centros de la Fundación Educación y Evangelio. Una escuela que apuesta por la innovación educativa como herramienta clave en la construcción de una oferta educativa ajustada a las necesidades y demandas de un alumnado maravillosamente diverso y multicultural.

Para hacer frente al reto que se les plantea, los profesores y profesoras del centro reflexionan de manera sistemática sobre su propia labor docente —tanto a nivel individual como a nivel colectivo— con la intención de identificar y poner en marcha los procesos de mejora necesarios para seguir promoviendo la eficacia de las prácticas educativas.

Trabajando de esta manera, el colegio ha conseguido articular una línea pedagógica centrada en el alumno, concebido más como un buscador de problemas que como un solucionador de los mismos. Por este motivo, trabajan sobre destrezas esenciales relacionadas tanto con la búsqueda y localización de la información, como con la organización y elaboración de la misma, de cara a transformarla en conocimiento. Para conseguirlo, se crean escenarios didácticos en los que los estudiantes aprenden a pensar de forma interdisciplinar e integradora para poder percibir cuántas más dimensiones de los problemas mejor.

Escenarios sostenidos sobre estructuras y dinámicas cooperativas pensadas para promover un procesamiento interindividual de los contenidos que facilite la construcción de aprendizajes realmente significativos y profundos. Y todo ello dentro de un planteamiento en el que la curiosidad la base que sostiene las diferentes acciones educativas proyectándolas en acciones concretas que ayudan a mejorar el mundo en el que viven.  

Educación Infantil. Dibujamos a la maja vestida.

En este vídeo puedes ver como se trabaja la inteligencia visoespacial —seguimientos oculares, grafomotricidad, direccionalidad, etc…— y corporal cinestésica —integración del esquema corporal, control postural, motricidad fina,…— en la etapa de Infantil del colegio Luz Casanova de Usera: ¡Recreando en el espejo una de las obras más representativas de Goya!

Educación Primaria. Brain Up

A través de Las sesiones de Brain Up, el colegio Luz Casanova de Usera apuesta por una organización más inclusiva de los apoyos y refuerzos, tratando de conectar las actividades con la vida cotidiana, el juego y los retos cognitivos. Y todo ello poniendo sobre la mesa propuestas que implican perfiles de inteligencia muy diferentes.  

Educación Primaria. Cantamos las tablas de multiplicar

La articulación de formas distintas de trabajar un mismo contenido es muy habitual en el colegio Luz Casanova de Usera. En este caso, los niños de Educación Primaria aprenden las tablas de multiplicar cantando y bailando. De este modo, disponen su cuerpo en un estado de acción adecuado para sentir y vivir los aprendizajes matemáticos. 

Educación Secundaria. El entrenamiento

Tras la presentación de las operaciones con polinomios, los alumnos y alumnas de Educación Secundaria del colegio Luz Casanova de Usera dedican unos minutos a hacer juntos algunos ejercicios compartidos, sirviéndose de las mesas y un rotulador de pizarra. La idea de la profesora es sencilla pero muy inteligente: trabajando juntos, los estudiantes aprenderán a hacer las cosas solos.